fbpx
Conecta con nosotros

Balompédicos

Así es el fútbol obrero

El fútbol es muy exigente, pero no siempre da todo lo que pide. En los equipos auténticos tenemos muchos ejemplos de este fútbol obrero: jugadores que deben combinar su trabajo con jugar en un equipo.

Cuando hablamos de fútbol auténtico no es sólo una expresión, los clubes de Segunda B y Tercera son un verdadero ejemplo de sacrificio y amor por el fútbol. Y es que ser futbolista no siempre es tener una vida de lujo, muchas veces es tener que hacer un doble esfuerzo para dar el 100% en el campo y en su trabajo.

El Portugalete es un ejemplo de este fútbol obrero: trabajan codo con codo con sus jugadores para que puedan combinar sus dos empleos y sacar lo mejor de sí. Conocemos sus historias en Balompédicos: Trabajar duro.

Más en Balompédicos